Estás en: Telefónica Studios / Noticias / La historia real de Daniel Guzmán se llama ‘A cambio de nada’

La historia real de Daniel Guzmán se llama ‘A cambio de nada’

23/3/2015

“Nueve años de trabajo, ininterrumpido. Demasiados días, demasiadas noches, semanas, meses y muchos años dedicados a este proyecto”. El dueño de estas palabras no es otro que Daniel Guzmán, actor, grafitero y director de cine, entre otras cosas. Y el proyecto del que habla es A cambio de nada, su primera película como director.

 

 

“Recuerdo cuando me decían, ¨Estás loco, ¿has estado escribiendo siete años una película? ¿Vas a hacerla sin apoyo estatal ni de ninguna televisión? Es imposible, no lo vas a conseguir ¿Tú has visto como están las cosas? ¿No ves que ya nadie va al cine? ¿Cómo se te ocurre esta locura? Sigue trabajando como actor y déjate de rollos…¨ Y yo, pues eso, a mi rollo, con mi abuela, con mi vida y con una historia que compartir”.

 

 

Pero A cambio de nada no es una historia cualquiera, es una experiencia vital que Daniel Guzmán necesitaba compartir, comunicar y expulsar. “Al fin y al cabo, ese es el motivo fundamental por el que uno hace cine, compartir tus propias experiencias para divertir, emocionar y reflexionar sobre nuestra vida”, considera Guzmán, quien apostilla “nunca pensé que escribir una parte de tu propia historia sería algo tan largo y complicado. Me hubiera gustado haber podido terminar antes pero no he sido capaz. Hablar de uno mismo cuesta demasiado”.

 

 

A Dani Guzmán, concretamente, le ha costado nueve años de “dudas, desasosiego, inseguridad, agobio, decaimiento, felicidad, euforia y plenitud” que han dado como resultado, probablemente, la película más real a la que el espectador se puede enfrentar. Y no sólo porque detrás del personaje de Dario esté el propio Daniel Guzmán, porque Luismi sea, en realidad, su mejor amigo en la vida real o porque Antonia sea su verdadera abuela. Ni siquiera porque los escenarios sean aquellos en los que Daniel vivió durante su infancia y adolescencia o porque él mismo tuviera que enfrentarse a un proceso de huida similar al de Darío en plena separación de sus padres. La película va mucho más allá de una experiencia personal. A través de su historia podemos ver y entender parte de nuestras propias historias.

 

 

A cambio de nada es de verdad porque es una película con alma. Una historia llena de vitalidad, sentido del humor, emoción y una buena dosis de reflexión que consigue tocarte. Una película auténtica que se te queda dentro.

 

 

Esta coproducción de Telefónica Studios se estrena el próximo 8 de mayo.

 

 

[SÍGUENOS EN TWITTER Y FACEBOOK]

NOTICIAS RELACIONADAS

La historia real de Daniel Guzmán se llama ‘A cambio de nada’

Ver ficha de la película

“Nueve años de trabajo, ininterrumpido. Demasiados días, demasiadas noches, semanas, meses y muchos años dedicados a este proyecto”. El dueño de estas palabras no es otro que Daniel Guzmán, actor, grafitero y director de cine, entre otras cosas. Y el proyecto del que habla es A cambio de nada, su primera película como director.

 

 

“Recuerdo cuando me decían, ¨Estás loco, ¿has estado escribiendo siete años una película? ¿Vas a hacerla sin apoyo estatal ni de ninguna televisión? Es imposible, no lo vas a conseguir ¿Tú has visto como están las cosas? ¿No ves que ya nadie va al cine? ¿Cómo se te ocurre esta locura? Sigue trabajando como actor y déjate de rollos…¨ Y yo, pues eso, a mi rollo, con mi abuela, con mi vida y con una historia que compartir”.

 

 

Pero A cambio de nada no es una historia cualquiera, es una experiencia vital que Daniel Guzmán necesitaba compartir, comunicar y expulsar. “Al fin y al cabo, ese es el motivo fundamental por el que uno hace cine, compartir tus propias experiencias para divertir, emocionar y reflexionar sobre nuestra vida”, considera Guzmán, quien apostilla “nunca pensé que escribir una parte de tu propia historia sería algo tan largo y complicado. Me hubiera gustado haber podido terminar antes pero no he sido capaz. Hablar de uno mismo cuesta demasiado”.

 

 

A Dani Guzmán, concretamente, le ha costado nueve años de “dudas, desasosiego, inseguridad, agobio, decaimiento, felicidad, euforia y plenitud” que han dado como resultado, probablemente, la película más real a la que el espectador se puede enfrentar. Y no sólo porque detrás del personaje de Dario esté el propio Daniel Guzmán, porque Luismi sea, en realidad, su mejor amigo en la vida real o porque Antonia sea su verdadera abuela. Ni siquiera porque los escenarios sean aquellos en los que Daniel vivió durante su infancia y adolescencia o porque él mismo tuviera que enfrentarse a un proceso de huida similar al de Darío en plena separación de sus padres. La película va mucho más allá de una experiencia personal. A través de su historia podemos ver y entender parte de nuestras propias historias.

 

 

A cambio de nada es de verdad porque es una película con alma. Una historia llena de vitalidad, sentido del humor, emoción y una buena dosis de reflexión que consigue tocarte. Una película auténtica que se te queda dentro.

 

 

Esta coproducción de Telefónica Studios se estrena el próximo 8 de mayo.

 

 

[SÍGUENOS EN TWITTER Y FACEBOOK]

La historia real de Daniel Guzmán se llama ‘A cambio de nada’

Ver ficha de la película

“Nueve años de trabajo, ininterrumpido. Demasiados días, demasiadas noches, semanas, meses y muchos años dedicados a este proyecto”. El dueño de estas palabras no es otro que Daniel Guzmán, actor, grafitero y director de cine, entre otras cosas. Y el proyecto del que habla es A cambio de nada, su primera película como director.

 

 

“Recuerdo cuando me decían, ¨Estás loco, ¿has estado escribiendo siete años una película? ¿Vas a hacerla sin apoyo estatal ni de ninguna televisión? Es imposible, no lo vas a conseguir ¿Tú has visto como están las cosas? ¿No ves que ya nadie va al cine? ¿Cómo se te ocurre esta locura? Sigue trabajando como actor y déjate de rollos…¨ Y yo, pues eso, a mi rollo, con mi abuela, con mi vida y con una historia que compartir”.

 

 

Pero A cambio de nada no es una historia cualquiera, es una experiencia vital que Daniel Guzmán necesitaba compartir, comunicar y expulsar. “Al fin y al cabo, ese es el motivo fundamental por el que uno hace cine, compartir tus propias experiencias para divertir, emocionar y reflexionar sobre nuestra vida”, considera Guzmán, quien apostilla “nunca pensé que escribir una parte de tu propia historia sería algo tan largo y complicado. Me hubiera gustado haber podido terminar antes pero no he sido capaz. Hablar de uno mismo cuesta demasiado”.

 

 

A Dani Guzmán, concretamente, le ha costado nueve años de “dudas, desasosiego, inseguridad, agobio, decaimiento, felicidad, euforia y plenitud” que han dado como resultado, probablemente, la película más real a la que el espectador se puede enfrentar. Y no sólo porque detrás del personaje de Dario esté el propio Daniel Guzmán, porque Luismi sea, en realidad, su mejor amigo en la vida real o porque Antonia sea su verdadera abuela. Ni siquiera porque los escenarios sean aquellos en los que Daniel vivió durante su infancia y adolescencia o porque él mismo tuviera que enfrentarse a un proceso de huida similar al de Darío en plena separación de sus padres. La película va mucho más allá de una experiencia personal. A través de su historia podemos ver y entender parte de nuestras propias historias.

 

 

A cambio de nada es de verdad porque es una película con alma. Una historia llena de vitalidad, sentido del humor, emoción y una buena dosis de reflexión que consigue tocarte. Una película auténtica que se te queda dentro.

 

 

Esta coproducción de Telefónica Studios se estrena el próximo 8 de mayo.

 

 

[SÍGUENOS EN TWITTER Y FACEBOOK]